La situación educativa del alumnado gitano en España

Los niveles educativos de la población gitana siguen estando muy lejos de los de la media de la población española. De hecho, en la última década la distancia ha aumentado: en el año 2012 la tasa de escolarización gitana a los 16 años era 38 puntos inferior a la general española; en la actualidad, esa distancia es de 41,9 puntos. Contamos con los marcos políticos como la Recomendación Europea, la Estrategia Nacional para la Igualdad, Inclusión y Participación del Pueblo Gitano 2021-2030 y el Plan de Acción para la Implementación de la Garantía Infantil Europea. Sin embargo, necesitamos medidas y acciones que deben partir de la responsabilidad pública.

La situación educativa del alumnado gitano en España

Este estudio, que hemos elaborado desde Fresno para la Fundación Secretariado Gitano (FSG), nace con el objetivo de conocer la situación educativa del alumnado gitano en las diferentes etapas del sistema educativo, comparándola con la situación del alumnado del conjunto de España. Junto a ello, también se realiza un análisis de la evolución del alumnado gitano en la educación secundaria a partir de los datos existente en el estudio “El alumnado gitano en secundaria: un estudio comparado”, realizado por la FSG en 2013.

Asimismo, este informe contribuye a los objetivos de la Recomendación Europea de contar con datos e información sobre la situación educativa de la población gitana y al compromiso de la Estrategia Española (2021-2030) de aportar información actualizada sobre el grado de cumplimiento de los objetivos previstos. Y es que, a pesar de la mejora de las expectativas familiares y de los esfuerzos del alumnado gitano, no se está produciendo una mejora de los resultados educativos.

¿Cuáles son las razones que explican que no se produzcan avances?

Círculo de la transmisión intergeneracional de la pobreza

1. En primer lugar, el contexto en el que vive la población gitana, que se caracteriza por altas tasas de pobreza y exclusión social y, especialmente, de pobreza infantil que es tres veces superior a la media de la población española (86,8%).

La exclusión social y los bajos resultados educativos se retroalimentan, pues ambas son causa y consecuencia. El bajo nivel de estudios en los hogares implica una mayor propensión al desempleo, al empleo precario y con ingresos bajos; la inseguridad económica impide a las familias invertir en la educación de sus descendientes; todo ello no consigue romper el círculo vicioso de la transmisión intergeneracional de la pobreza.

2. La segunda razón que explica el limitado éxito educativo de la población gitana y el escaso progreso se encuentra en el propio sistema educativo y en los apoyos que prestan los centros. La población gitana accede a la educación más tarde que el conjunto de la población española y sale antes; en consecuencia, tienen un ciclo educativo más corto. Además, las alternativas que ofrece el sistema educativo, básicamente FP básica, son escasas e inadecuadas.

3. La tercera razón tiene que ver con la alta concentración de alumnado gitano en determinados centros y la situación de segregación en otros, la gran mayoría de titularidad pública; el 92,5% del alumnado gitano acude a centros públicos, mientras que en el conjunto de España es el 67,7%. A la hora de explicar las causas la concentración:

  1. el 80,4% de los centros considera que el peso demográfico de la población gitana en determinadas zonas o barrios es determinante,
  2. La segunda causa, con un 67%, por las preferencias de las familias.

4. Por último, es necesario contar con alternativas para el alumnado gitano cuando abandona el proceso educativo:

  • En torno al 40% del alumnado gitano deja los estudios al cumplir los 16 años
  • La tasa de fracaso escolar (jóvenes entre 16 y 24 años que no se han graduado en ESO) es del 62,8% entre la población gitana mientras que para la población general solamente del 4%.
  • Casi tres de cada cinco jóvenes gitanos de entre 16 y 24 años no estudian ni trabajan. De estos, un 59,5% está en desempleo (busca trabajo y no lo encuentra).

4 razones para que no se produzcan avances educativos de la población gitana

Metodología

Para el desarrollo de este estudio se han llevado a cabo dos encuestas:

1. una a hogares:

  • Se realizó una encuesta a 1.734 hogares con al menos un miembro de etnia gitana de nacionalidad española, con 24 años o menos años.
  • Estos hogares han proporcionado una muestra de 7.285 personas (4.120 menores de 25 años).
  • La encuesta se llevó a cabo mediante un cuestionario estructurado y precodificado con 240 variables.
  • El cuestionario se realizó de manera presencial: 1.318 hogares (el 75%) fueron entrevistados en domicilios, 335 hogares (19,3%) en la vía pública, y los 81 hogares restantes (5,7%) en mercadillos, locales comerciales o asociaciones.

2. y otra a centros educativos:

  • Se realizó una encuesta a un total de 166 centros educativos de infantil, primaria y/o secundaria, de los cuales 112 cumplían con el criterio de alta concentración.
  • Se aplicó un cuestionario estructurado y precodificado con 270 variables.
  • Los resultados obtenidos se han comparado con fuentes de información estadísticas sobre la situación educativa de la población española, así como con datos previos sobre la situación gitana (2012).

Conclusiones y recomendaciones

La respuesta frente a esta brecha educativa que está lastrando cualquier progreso social de la comunidad gitana pasa no solo por dotar a las familias de los recursos necesarios para permitir una vida digna en la que la educación sea factor de cambio social y de igualdad de oportunidades, sino intensificando los apoyos necesarios, dentro y fuera del sistema y en todas las etapas educativas.

Además de ofrecer datos de gran relevancia, este informe pretende dar respuesta a esa brecha educativa a través de una serie de conclusiones y recomendaciones para revertir los procesos crónicos de pobreza y exclusión de la población gitana, pues si no se alcanzan unos niveles educativos mínimos, la juventud gitana seguirá excluida del mercado de trabajo o abocada a la precariedad laboral, reproduciendo el ciclo de la pobreza generación tras generación.

  1. Poner en marcha un plan específico de orientación, apoyo y refuerzo educativo de cobertura estatal, continuado y a largo plazo para revertir la situación de fracaso y abandono educativo del alumnado gitano.
  2. Garantizar que las familias gitanas tengan los ingresos suficientes para hacer frente a la educación de sus hijos e hijas.
  3. Garantizar la incorporación gratuita de toda la población gitana a la educación infantil.
  4. Facilitar apoyos a las familias para que participen más activamente en el proceso educativo de sus hijos e hijas.
  5. Reforzar la dotación y apoyos a los centros educativos y la formación del personal docente.
  6. Prevenir el abandono educativo y prever alternativas educativas para que este no se produzca.
  7. Desarrollar opciones para el retorno a los estudios post-obligatorios.
  8. Prevenir y revertir la concentración y segregación educativa.
  9. Reducir la brecha digital en los hogares gitanos y asegurar su conectividad.
  10. Incentivar la colaboración publico privada en el desarrollo de iniciativas.

Equipo Fresno Raúl Ruiz

Raúl Ruiz Villafranca

Consultor senior en el área de Asesoramiento Estratégico

Especializado estudios sociales, socioeconómicos, mercado de trabajo, formación, empleo, exclusión social, colectivos vulnerables, juventud, discapacidad y Tercer Sector de Acción Social.
Ver más

Equipo Fresno José Manuel Fresno

José Manuel Fresno

Fundador y director

Fundador y director, especializado en asuntos europeos, Tercer Sector, políticas sociales, financiación, desarrollo y posicionamiento estratégico.
Ver más