¿Quieres recibir nuestros contenidos por email?

¡Suscríbeme!

¿Ayudaría una “Child Guarantee” europea a luchar contra la pobreza infantil?

06/11/2018

Stefan Meyer

1. La Gran Depresión 2007-17 ha puesto en cuestión el contrato intergeneracional, al aumentar la tasa de pobreza infantil y desempleo juvenil.

2. La protección de los derechos de la infancia ha ido ganando peso en las prioridades europeas, sobre todo con la comunicación de “Invertir en la infancia: romper el ciclo de las desventajas” (2013).

3. A pesar de ello, uno de cada cuatro niños o niñas en Europa están en riesgo de pobreza o exclusión.

4. Se necesita ir mucho más allá y el enfoque debe ser preventivo e integrado (multisectorial).

5. El Parlamento Europeo cree que una Garantía Infantil puede ser ese paso decisivo que necesitamos dar.

6. La Comisión ha encargado a un consorcio, del que formamos parte, estudiar la viabilidad de esta iniciativa.



La inclusión social, el bienestar y la protección de los derechos de la infancia son cuestiones que han ido ganando progresivamente peso en la política de la Unión Europea
. Uno de los hitos más significativos se produjo en 2013, con la adopción de la Recomendación “Invertir en la infancia: romper el ciclo de las desventajasy su posterior aprobación por parte del Consejo de Ministros. Esta iniciativa proporcionó un marco claro para que la Comisión y los Estados miembros desarrollasen políticas y programas para el desarrollo, la inclusión y bienestar de niños y niñas, especialmente aquellos en situaciones vulnerables.

Más recientemente, la adopción del Pilar europeo de derechos sociales (2017) y, en particular el Principio 11, refuerza la importancia de promover los derechos de los niños.

“Los niños tienen derecho a disfrutar de una educación y asistencia infantil asequibles y de buena calidad. Los niños tienen derecho a la protección contra la pobreza. Los niños procedentes de entornos desfavorecidos tienen derecho a medidas específicas destinadas a promover la igualdad de oportunidades". Pilar Europeo de los Derechos Sociales. Principio 11

El camino parece el correcto. Sin embargo, estudios recientes sobre la implementación de la Recomendación “Invertir en la Infancia” y de otras fuentes diversas muestran que se necesita hacer mucho más, pues niveles altos de pobreza infantil o exclusión social persisten en muchos países, particularmente en algunos grupos de niños y niñas.

El informe Combating child poverty: an issue of fundamental rights, destaca cómo uno de cada cuatro niños menores de 18 años está en riesgo de pobreza o exclusión social en toda la UE. En algunos Estados miembros, como Rumania, es tan alto como 1 de cada 2. Aunque puede afectar a todos los niños, algunos grupos, como la población gitana y los niños migrantes, tienen mayor riesgo: una encuesta de la FRA reveló que más del 90% de los niños y niñas de etnia gitana en 9 Estados Miembros estaban en situación de pobreza.

Estos diversos informes también resaltan que, a pesar del compromiso político y un aumento en el uso de los Fondos de la Unión Europea para apoyar a las familias y la infancia de entornos desfavorecidos, el impacto no es el esperado. Por ello, es recomendable buscar nuevas fórmulas que permitan utilizar los recursos de manera mucho más extensa y estratégica.

¿Puede ser una “Child Guarantee” la herramienta que Europa necesita para combatir la pobreza infantil?

La Recomendación de 2013 “Invertir en la Infancia” se asentaba sobre la constatación de un hecho: “los niños que crecen en la pobreza tienen más probabilidades de sufrir exclusión social y problemas de salud en el futuro, y también tienen menos probabilidades de desarrollar todo su potencial más adelante en la vida”. Por ello, Europa se planteó “romper el círculo”, la transmisión intergeneracional de la pobreza, el ciclo de desventaja en los primeros años e invertir en la infancia desde un enfoque preventivo como vía para combatir y reducir el riesgo de pobreza y exclusión social. Por una

En este contexto, el 24 de noviembre de 2015, el Parlamento Europeo votó a favor de la propuesta de una Garantía Infantil, que complementaría la Garantía Juvenil existente y ayudaría a abordar los altos niveles de pobreza infantil y exclusión social en muchos Estados miembros y a garantizar la aplicación efectiva de la Recomendación.

Para explorar la viabilidad de una Garantía Infantil europea y analizar las condiciones en que debería implementarse, estamos actualmente llevando a cabo un estudio que incluirá informes por cada uno de los países miembros de la Unión.

El Parlamento ha enfatizado que la Garantía Infantil debería garantizar que todos los niños y niñas en Europa en riesgo de pobreza tengan acceso a:

  • atención médica universal, pública, gratuita y de calidad
  • educación pública gratuita, integradora y de calidad
  • educación temprana y cuidados gratuitos,
  • nutrición adecuada,
  • vivienda digna.

Por ello, el estudio analizará estas cinco áreas. Además, prestará atención especial y separada a grupos especialmente vulnerables, en concreto:

  • infancia en instituciones.
  • migrantes recientes e infancia refugiada.
  • personas menores con discapacidad y otras necesidades especiales.
  • niños y niñas en familias cuya situación es precaria.

El análisis ha sido encargado a un consorcio del entorno académico (Liser/Applica) y de la acción social (Eurochild and Save The Children), del que tenemos el honor de forma parte. En estos momentos se encuentra en su fase inicial, definiendo y consensuando la metodología, alcance e instrumentos necesarios.

Esperamos que los resultados estén disponibles a finales del año que viene y que den orientaciones claras sobre las opciones de diseño, viabilidad e implementación de un futuro Plan de Garantía Infantil en la Unión Europea, dejando además muy claro qué valor añadido puede aportar un marco común y una herramienta de financiación comunitaria con su acción, su regulación y sus fondos.

Sobre todo en los países periféricos de la Unión, pero también entre ciertos colectivos como son migrantes, población gitana o menores con múltiples factores de precariedad, las tasas de exclusión han ido aumentando en la década pasada. El principio 11 del Pilar Europeo de Derechos Sociales define unos mínimos. Este estudio dará pautas y herramientas para que la nueva comisión que se eligirá en Mayo 2019 profundizará en el legado de la Comisión Juncker.